Gracias Mamá ¡Respiro!

Posted by | · · · · | Biología celular y Genética · Recursos docentes | 3 comentarios en Gracias Mamá ¡Respiro!

Respiramos gracias a que mamá nos regala unos elementos importantísimos dentro de nuestra célula. Algunas investigaciones nuevas parecen desmentir que la herencia no es exclusivamente materna pero hasta que se compruebe fielmente esta información aún es veraz y muy bonita. Descubre por qué gracias a mamá respiro.

 

Las mitocondrias

Las mitocondrias son orgánulos celulares encargados de realizar la conversión energética. Es decir, transforman el oxígeno y metabolitos en energía. Están implicadas en varias rutas metabólicas de nuestro cuerpo, como la oxidación de glúcidos y lípidos, y realizan la denominada fosforilación oxidativa, que transformará el oxígeno en moléculas de ATP (nuestra moneda energética).

Gracias Mamá ¡Respiro! 1

Están presentes en todas las células eucariotas: protozoos, células animales, vegetales y fúngicas. En todas ellas preserva esta función.

 

¿Cuál es su origen? La teoría endosimbiótica

Gracias Mamá ¡Respiro! 2

En 1967, Lynn Margulis publicó su obra On the origin of mitosing cells, donde se popularizaba la Teoría de la Endosimbiosis (SET: Serial Endosymbiosis Theory). Esta teoría afirma que las mitocondrias, en realidad eran bacterias que fueron acogidas por las células eucariotas mediante un proceso de endosimbiosis. La mitocondria perdió con ello, su autonomía como bacteria pero ganó la ventaja de protección y alimento al estar cobijada en el interior de otra célula. La célula que la acogió a su vez, ganó la capacidad de sintetizar su propia energía. 

¿Cómo la incorporó? Mediante la forma de «tragar» que tienen las células, la endocitosis.

 

Gracias Mamá ¡Respiro! 3

 

Controversia de la endosimbiosis

Actualmente, esta teoría está en controversia y no es aceptada por toda la comunidad científica, sin embargo, si analizamos las mitocondrias y los cloroplastos (otros orgánulos vegetales que se consideran originarios también por endosimbiosis) podemos apreciar muchas características que la avalan:

Presentan doble membrana citoplasmática

La membrana que recubre las células está presente dos veces en las mitocondrias. Esto solo puede explicarse si la membrana interior es la de su origen bacteriano. Mientras que, la exterior, sin embargo, es la envoltura de la vesícula de la célula que la absorbió por endocitosis. Aún más, si analizamos la composición de estas membranas, la interna tiene muchas similitudes con las bacterias actuales y la exterior muchas similitudes con la membrana de las células eucariotas.

Las mitocondrías tienen ADN y ribosomas propios, muy similares a los bacterianos

Gracias Mamá ¡Respiro! 4

El ADN de las células eucariotas es lineal mientras que el ADN bacteriano tiene forma circular. Las mitocondrias presentan ADN propio circular, diferente al ADN lineal del núcleo de la célula eucariota que la acoge. Los ribosomas de las células eucariotas son de mayor tamaño que las células bacterianas y las mitocondrias los presentan de tamaño pequeño. Otra similitud con las bacterias.

 

 

 

 

 

Las mitocondrias realizan mitosis 

La mitosis es la división celular para crear dos células a partir de una. Las mitocondrias y cloroplastos, se dividen por este método, mediante un proceso similar al de una célula procariota como las bacterias. El resto de orgánulos celulares no realizan este proceso.

Herencia materna: respiras gracias a mamá

En las células animales, el proceso de fecundación se realiza por la fusión de un espermatozoide y un ovocito. Ambas células,  presentan la mitad de la dotación genética (23 cromosomas en la especie humana) que el resto de las células en nuestro cuerpo (46 cromosomas en la especie humana). Tras la fecundación, unen cromosomas y obtienen la dotación genética completa en el nuevo organismo hijo de 46 cromosomas. A pesar de esta diferencia, no dejan de ser células y como tales tienen orgánulos, entre ellos mitocondrias.

Y, he aquí la curiosidad, en los espermatozoides, que presentan un flagelo para poder desplazarse por el aparato reproductor femenino, las mitocondrias se encuentran próximas a la raíz de este flagelo. Esto es lógico, si recordamos que las mitocondrias proporcionan energía y el espermatozoide necesita toda la energía para mover ese flagelo hasta el ovocito.

Cuando un único espermatozoide consigue fecundar el ovocito, pierde este flagelo al entrar. Por lo tanto, el padre aporta solamente la cabeza del espermatozoide, con la dotación genética y es la madre la que suma, además de su propio núcleo, las mitocondrias que se encuentran en el citoplasma de este ovocito. Estas mitocondrias, se van a dividir para repartirse en las futuras células del embrión.

Sólo accede al ovocito la cabeza del espermatozoide con el núcleo, ¡Sin mitocondrias, que estaban en la cola!

En conclusión, nuestras madres nos dan muchas cosas en nuestra vida, empezando por darnos la vida en sí misma. Pero además, somos capaces de realizar la respiración celular gracias a que ellas nos dan también sus mitocondrias ¡¡Dale un beso a mami por esto!!


3 Comments

Una planta fantasmal – Biocuriosidades says:

6 septiembre, 2017 at 22:27

[…] luz y lanzar una cadena de transporte electrónico. Algo parecido  a lo que veíamos en la entrada Gracias Mamá ¡Respiro! con las mitocondrias. Esta excitación solar, es la clave para la fotosíntesis, el motor […]

Reply

commememucho says:

11 marzo, 2018 at 21:13

Muy interesante Susana!!

Reply

Susana Márquez Quintero says:

12 marzo, 2018 at 11:52

Muchas gracias Alicia!! Gracias por tu lectura y tu interés. Un abrazo biocuriosa!

Reply

Leave a comment