La leche no me sienta bien

Posted by | · · · · · · | Antropología · Evolución · Salud | 1 comentario en La leche no me sienta bien

La intolerancia a la lactosa es la incapacidad de digerir lactosa, el disacárido presente en la leche, sin presentar molestias. Aunque parezca un estado patológico, nada más lejos de la realidad. La condición normal de los adultos en todas las especies animales es ser intolerante a la lactosa.

Ser intolerante a la lactosa es la condición normal en todos los animales adultos

La leche, es el único alimento que pueden consumir las crías de mamíferos. Les aporta todos los nutrientes necesarios en forma de glúcidos, lípidos y proteínas. Además, les aporta anticuerpos maternos, que mejoran su sistema inmunológico.

Evolutivamente hablando, tiene sentido que el adulto pierda la capacidad de digerir este alimento. Técnicamente, no lo necesita en su alimentación ya que puede obtener los nutrientes de otras muchas formas. Sin embargo, las crías de mamífero es el único alimento que pueden consumir.

Un adulto capaz de consumir leche compite con una cría de mamífero por el único alimento que esta puede consumir.

Por otro lado, nutricionalmente hablando, incluir los lácteos en la dieta es beneficioso para nuestra salud, y eso ha favorecido en nuestra evolución la condición de tolerancia.

 

¡Vaso de leche aquí, por favor!

Alrededor del 70% de la población mundial, es intolerante a la lactosa. Si lo eres, aunque incómodo, no eres un “bicho raro”, estás dentro de la mayoría.

Historia y Geografía de los lácteos

Realmente, no fue hasta hace unos 11000 años, cuando el ser humano empezó a ser pastor y ganadero. Fecha a partir de la cual, comenzó a incorporar lácteos en su dieta habitualmente. Anteriormente, nuestra dieta estaba basada principalmente en la caza y recolección. 

El consumo de leche continuado desde la infancia, sin ninguna pausa, hace más probable que seas tolerante toda la vida.

intolerancia a la lactosa

Pronto empezaron a hacerse prácticas de fermentación, un proceso metabólico que transforma la lactosa de la leche en ácido láctico, más fácil de digerir. Este proceso es el que se utiliza para la elaboración de yogures y queso, que son mejor tolerados. Incluso muchos intolerantes a la lactosa de un grado bajo-medio, pueden consumirlos.

El consumo de leche cruda, provocó que se seleccionaran aquellos individuos capaces de tolerarla. ¿Por qué? Porque estaban mejor alimentados y tenían más probabilidades de llegar a la etapa adulta y reproducirse.

En Europa, reside mayor población de personas tolerantes, ya que la población es más antigua y lleva más años incorporando la lactosa a su dieta. En África y Asia, sin embargo, una gran parte de la población no es tolerante a ella.

No se deben enviar lácteos como alimento de ayuda humanitaria.

Esta bien tenerlo en cuenta, especialmente cuando dones alimentos. La leche ha causado situaciones nefastas de diarreas por intolerancia. En zonas desfavorecidas, es muy peligroso sufrir diarreas por el riesgo de deshidratación que conlleva. También es típico darle leche a animales, como los gatos. Cuidado si son adultos, probablemente no les sentará nada bien.

 

Beneficios de la lactancia

Es ampliamente conocido que la lactancia materna aporta beneficios al recién nacido. No sólo nutricionales, sino también inmunológicos y emocionales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), califican la lactancia como una forma inigualable de facilitar el alimento ideal para el crecimiento y desarrollo correcto de los niños

1504019322_766751_1504194725_noticia_normal

Fisiología de la lactancia

El simple llanto del bebé, ya es capaz de provocar en la madre la liberación de prolactina, la hormona responsable de la producción de leche. También, se libera oxitocina, la “hormona del amor” que produce unas ganas impulsivas en la madre de cogerle para consolarle. La succión del bebé en la mama, desencadena una mayor liberación de oxitocina, favoreciendo la contracción de la glándula mamaria y la eyección de la leche.

La prolactina se libera durante todo el embarazo, incluso en parte del ciclo menstrual, pero es atenuada su acción por los estrógenos y progesterona elevados en estas etapas.

Subida de leche materna

La leche más temprana producida tras dar a luz es el denominado calostro. Es una leche muy rica en grasas y en anticuerpos. Los anticuerpos ayudarán a comenzar el desarrollo de la “base de datos” del sistema inmune del recién nacido, para protegerle frente a posibles infecciones. Este calostro, en algún momento, se consideró que era mejor desecharlo y no darlo al bebé, por no parecer verdadera leche. Actualmente, se han estudiado sus ventajas, y es muy positivo para el desarrollo inmunológico de los primeros días.

Caucasian couple with one week old boyAlrededor de los 4 días del nacimiento, se produce la subida de leche verdadera debido a un descenso brusco de los estrógenos y progesterona que provocaba la placenta ya eliminada. Esta primera leche será muy rica en azúcares, especialmente lactosa y los bebés cuentan con un intestino bien preparado de lactasa para dar buena cuenta de ella. Con el paso del tiempo, la leche va enriqueciéndose en grasas y minimizando las cantidades de azúcares.

A día de hoy, se considera que la lactancia materna es muy positiva para el neonato y constituye un vínculo único emocional entre la madre y el bebé. Cuanta más lactancia se pueda mantener en el tiempo, mejor que mejor.

 

Pérdida de lactasa. No me des más ¡Ya soy la leche!

Resultado de imagen de intolerancia a la lactosa

Según va creciendo el bebé, su dieta se modifica comenzando a incluir cereales. Posteriormente, todo el alimento en forma de carnes y verduras-frutas, primero triturado y luego más próximo a trocitos.

¿Cuándo y por qué comienza la intolerancia?

Cuando la eliminación de la leche en la dieta es total, el niño poco a poco irá perdiendo la lactasa presente en sus enterocitos (células que recubren nuestro intestino). Si con el paso del tiempo, comienza a consumir leche cuando esa lactosa llegue al intestino no podrá absorberse. Solo podemos absorber lactosa cuanto la lactasa la divide en sus dos monosacáridos: la glucosa y la galactosa.

Al no poder realizarse esa escisión, la lactosa permanece en el intestino y las bacterias de nuestro microbioma intestinal, la cogerán y la fermentarán. En el proceso de fermentación, se libera CO2, que es lo que origina esa característica hinchazón y presencia de gases en las personas intolerantes. Si esta producción de gas es masiva, pueda dar origen a trastornos gastrointestinales mayores como la diarrea, también propia de algunos intolerantes.

Si notas molestias como náuseas, sensación de hinchazón, malestar en el vientre, gases y/o diarrea tras el consumo de leche, puedes pedir hora a tu médico y realizarte una sencilla prueba para saber tu tolerancia. En caso de resultar intolerante, puedes pedirle consejo a tu médico para adaptar la dieta. Algunas páginas web tienen ideas de menús para intolerantes. 

¿Qué es y qué lleva realmente la leche sin lactosa?

La leche sin lactosa en realidad es leche normal a la que se añade la enzima lactasa, que falta en el intestino de las personas intolerantes. Esto hace que la leche transforme la lactosa en glucosa + galactosa y sea bien tolerada. Esta es la razón por la que esta leche sabe más dulce, la glucosa y galactosa tienen sabor dulce mientras que la lactosa no

El sabor dulce de la leche sin lactosa es debido a que le añaden lactasa, la enzima que nos falta. Esta lactasa rompe la lactosa, liberando galactosa y glucosa, ambas con sabor dulce.

 

Hay quien más, hay quien menos. Grados de intolerancia a la lactosa

Deficiencia primaria

Como la pérdida de lactasa es progresiva, hay personas que tienen más lactasa de serie que otras y tardan más en perderla. Esto da una serie de consecución de grados que hacen que existan personas que puedan mantener lácteos en su dieta hasta personas que tienen que retirarlos completamente porque no se encuentran bien al consumirlos. Todos ellos entran dentro del grupo de deficiencia primaria de lactasa.

Deficiencia secundaria

Existe también una deficiencia secundaria de lactasa, debida a enfermedades subyacentes que provocan la dificultad de acceso a la lactasa. Esto ocurre por ejemplo, en enfermedades inflamatorias intestinales como enfermedad de Crohn, enfermedad celiaca, gastroenteritis aguda o la acción de algunos medicamentos.

Algunas enfermedades provocan intolerancia a la lactosa subyacente

Deficiencia congénita

Por último, existe además una condición rara, la deficiencia congénita de lactasa o alactasemia congénita. La palabra congénita significa que es de nacimiento, por ello suele asociarse a enfermedades genéticas. En este caso, los bebés nacen con la incapacidad de producir lactasa y no pueden digerir la leche materna. Esto les ocasiona fuertes diarreas desde los primeros días de vida. Para estos bebes, se hacen leches especiales sin lactosa.

Lácteos en la dieta

Los lácteos han demostrado ser alimentos beneficiosos para la salud, aportando una cantidad de calcio muy saludable para nuestros huesos. Por ello, siempre que nuestro cuerpo los consienta, es aconsejable mantenerlos en la dieta. Desde el punto de vista nutricional, una persona adulta necesita 1000-1500mg de calcio para mantener un correcto estado de salud ósea. La ingesta de calcio a edades tempranas, especialmente en niñas, aporta protección adicional frente la osteoporosis después de la menopausia.

Bibliografía

Alimmenta, dietistas y nutricionistas (2017). Intolerancia a la lactosa. Disponible en: https://www.alimmenta.com/dietas/intolerancia-la-lactosa/

Débora (2012). La prolactina y la oxitocina. Disponible en: http://bohemiandapples.blogspot.com.es/2012/01/la-prolactina-y-la-oxitocina.html

Ferrer in code (2013). LacTEST. Hipolactasia e intolerancia a la lactosa. Disponible en: http://www.ferrerincode.com/es/profesionales/productos/lactest

Libre de Lacteos (2015). Grados de intolerancia a la lactosa y tratamiento. Disponible en: http://libredelacteos.com/lacteos-lactosa/grados-de-intolerancia-a-la-lactosa-y-tratamiento/

Mundo Tu Bebé. Oxitocina: El placer de ser madre. Disponible en: http://www.mundotubebe.com/salud/salud-mama/oxitocina-placer-madre_817

Rovati, L (2017). El llanto del bebé activa los mismos mecanismos cerebrales en madres de diferentes culturas. Bebés y más. Disponible en: https://www.bebesymas.com/recien-nacido/el-llanto-del-bebe-activa-los-mismos-mecanismos-cerebrales-en-madres-de-diferentes-culturas

 

 

 


One Comment

Celiaquía, ¿intolerancia o moda? – Biocuriosidades says:

18 septiembre, 2018 at 13:25

[…] leche materna nos proporciona anticuerpos los primeros días de nuestra vida, frente a algunos patógenos. Es la […]

Reply

Leave a comment