Análisis de los microorganismos de nuestro entorno

Posted by | · · · | Microbiología, Virología y Parasitología · Recursos docentes | No hay comentarios en Análisis de los microorganismos de nuestro entorno

79

[toc]

Recientemente, hemos realizado en clase una práctica sencilla de análisis de los microorganismos de nuestro entorno. La idea es dar visibilidad a aquellos microorganismos que, aún estando siempre presentes, son invisibles para nosotros.

Con ello, los alumnos se han acercado a las bacterias y hongos más comunes de nuestro cuerpo y alrededores. Han podido apreciar de primera mano la importancia, entre otras cosas, de lavarse las manos para proteger nuestra salud.

Objetivo de la práctica

Descubrir qué microorganismos crecen en objetos habituales de nuestro entorno (mi mesa y mi silla, pomo de la puerta, teclado y ratón del ordenador, baño, etc) y mi propio cuerpo (sobre mi piel, el rostro, dentro de mi boca, etc).

En casa o en el aula

Es una práctica que podemos llevar en casa con nuestros hijos para concienciarlos de su alrededor, divertirnos y aprender algo nuevo. También, podemos realizarla en el aula con diferentes grupos.

Dentro del aula, es una buena idea para realizarla en tutoría, en clase de Biología y Geología de cualquier curso o en otras asignaturas afines como ámbito científico y matemático o cultura científica.

Material necesario

-Placas Petri con cultivo de agar agar.

-Rotulador permanente

-Hisopo o bastoncillos de los oídos

-Radiador si quieres que crezcan más rápido, si no a temperatura ambiente.

-Jabón de manos o desinfectante.

Fundamento

Se toman con el hisopo muestras de la habitación o de nuestro cuerpo y se van sembrando en la placa Petri correspondiente. Estas placas incluyen un caldo de cultivo espesado con agar agar, que contiene todos los azúcares, proteínas y lípidos que necesitan los microorganismos para crecer.

Para sembrar las placas, abrimos la tapa una vez que tenemos la muestra recogida y pasamos el hisopo con cuidado por la superficie. No abras mucho las placas o se contaminaran con otras bacterias. Se cuidadoso/a, ¡están en todas partes! Es necesario apoyar bien el hisopo pero no aplicar fuerza, ya que si no romperemos el agar agar. Al fin y al cabo ¡no es más que una gelatina!

Rotularemos las placas con información de la muestra, para saber de dónde, exactamente, se ha recogido. Las muestras del cuerpo se pueden hacer apoyando directamente la cara o manos sobre el cultivo de la placa.

Una vez tomadas y sembradas las muestras, se pondrán las placas próximas al radiador para que reciban calor. Se revisará el resultado de crecimiento al cabo de los días. En unos 5 días, deberían verse colonias de microorganismos. Si los dejas crecer sin fuente de calor, es posible que tarden más, especialmente en invierno.

Colonias de microorganismos de nuestro entorno

Cuando crecen los microorganismos se ven unos puntos que sobresalen del agar agar. Estos puntos pueden ser de diferentes colores dependiendo de la especie del microorganismo. En cada punto hay millones de bacterias o de hongos.

Microorganismos más frecuentes en nuestro entorno

Bacterias

Micrococcus luteus o sarcina amarilla. Es una bacteria que produce colonias de color amarillo intenso.

Bacillus sp. Bacterias que produce colonias blancas, mucosas, con capacidad de despegarse y discurrir por el medio de cultivo.

Staphylococcus sp. Bacterias que producen colonias pequeñas de color blanco-amarillo. Las de la especie Staphylococcus aureus son muy amarillas y difíciles de diferenciar con las de Micrococcus luteus a simple vista.

Arthrobacter sp. Bacterias que produce colonias color marrón crema.

Hongos

Penicillium sp. Hongo (esto no es una bacteria), moho verde, el típico que aparece en la fruta madura.

El descubrimiento de la penicilina fue por casualidad. Una «molesta» contaminación de un cultivo por este moho. El ojo avispado de Alexander Fleming observó que alrededor del moho no crecían bacterias y estudió a qué se debía. Aisló así el primer antibiótico conocido, salvando millones de vidas.

Aspergillus sp. Hongo, moho negro.

Mucor sp, Rhizopus sp. Hongo, mohos blancos-grises.

 

Ejemplo de toma de muestras

Aunque puedes organizar como más te guste esta práctica, te propongo el siguiente listado de muestras:

  • 1ª placa: Rostro
  • 2ª Placa: saliva y contorno interno de las mejillas.
  • 3ª Placa: Manos sin lavar antes del recreo.
  • 4ª Placa: Manos sin lavar después del recreo.
  • 5ª Placa: Manos recién lavadas con jabón o desinfectante para manos.
  • 6ª Placa: Pomo de la puerta del aula.
  • 7ª Placa: Teclado de PC y ratón.
  • 8ª Placa: Mi pupitre.
  • 9ª Placa: Suelo.
  • 10ª Placa: Superficie del WC.

Para ayudar a la comprensión….

Si lo deseas, puedes hacer las siguientes preguntas a tus sujetos en prácticas: 

1-. ¿Antes de observar resultados, dónde crees que crecerán más microorganismos, en tus manos  sin lavar o en teclado de ordenador?

2-. Dibuja cómo crees que será la comparativa entre las manos antes, después del recreo y recién lavadas.

3-. En base a los resultados observados, ¿Cómo crees que es de importante la limpieza frecuente de manos para tu salud?

4-. ¿Puedes identificar que microorganismos aparecen en cada placa?

Análisis de los resultados

En general, suele observarse bastante crecimiento de microorganismos en objetos que solemos tocar todos y no reciben una limpieza continua. Por ejemplo, los pomos de puertas, nuestro móvil o en ordenadores (teclado, ratón, botones de encendido, etc).

En el caso de nuestra práctica en el instituto, salieron muy bien, en cualquier caso, las placas de contacto con manos o rostro de los alumnos.

Comparativa resultado de manos

Llegados a este punto, podemos apreciar como se diferencia el crecimiento de microorganismo cuando las manos están limpias a cuando están sucias.

También, hubo alguna diferencia entre las manos antes del recreo y después del recreo donde los alumnos habían estado comiendo o jugando en el patio.

Es muy importante, lavarnos las manos para evitar coger enfermedades. Recuerda que con tus manos sucias te tocas los ojos, la nariz o la boca, vías perfectas de entrada a virus y bacterias.

Análisis de los microorganismos de nuestro entorno 1

Galería de imágenes del resto de placas

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Algunas conclusiones

Pudimos observar algunas cosas curiosas. En primer lugar, en la placa de nariz donde apoyaron su nariz dos alumnos en uno creció una colonia amarilla y en el otro no. Quizá uno de ellos es portador de una bacteria que produce este tono amarillo, Staphylococcus aureus. Solo un 15% de la población, aproximadamente, es portadora de esta bacteria en sus fosas nasales.

En segundo lugar, sobre superficies de nuestro cuerpo suelen crecer más bacterias de colonias blancas o claras, mientras que en el entorno crecen más mohos y bacterias de otras tonalidades como cremas, rojizas, etc. Nuestro sistema inmune controlará el crecimiento de estas bacterias sobre nuestra piel.

En tercer lugar, cogimos una muestra de polvo y pelusa de la parte trasera del radiador del aula. Observamos que crece principalmente moho. Esto es común, ya que en estas pelusas quedan atrapadas las esporas de los mohos que están en el ambiente. Están por todas partes, por eso, es frecuente que aparezcan sobre nuestra comida al cabo de unos días abierta o no refrigerada.

Seguramente, si la llevas a cabo, podrás realizar tus propias observaciones. ¡Estaremos encantados de que las compartas con nosotros en los comentarios!


No Comments

Leave a comment